lunes, 28 de enero de 2008

El espiritismo de caridad en Holguín: sus orígenes

Escrito por Aldo Enamorado
Actualizado por Rubicel González
La historia de la religión no existe independientemente; señaló Carlos Marx. La historia de la religión es el reflejo de la historia de la humanidad. La religión es una forma de la conciencia social, que refleja de un modo desfigurado la vida social, es decir, las condiciones de la vida material de los hombres. Cuando esta vida cambia también se modifica su reflejo religioso *.
El surgimiento de la religión data de la comunidad primitiva, y desde época tan remota como esa se fueron sentando las bases para la formación de una conciencia religiosa que permitió, de cierto modo, el desarrollo del pensamiento religioso en los individuos que formaban estas comunidades; abriendo el camino para que aparecieran y se desarrollara un gran número de creencias, las cuales tienen sus raíces en estas antiguas comunidades.
Sujov dice refiriéndose a las raíces sociales de la religión:

“Las raíces sociales de la religión son el conjunto de relaciones y condiciones sociales que las originan y hacen posible su existencia. Sería erróneo limitar las raíces de la religión a una de las causas que la engendran, por muy importante que sea. En particular, sería equivocado sustituir el término ¨ raíces sociales ¨ por el de ¨ raíces de clase ¨ considerándolos conceptos idénticos, ya que las raíces de clase de la religión no abarca íntegramente las raíces sociales de su existencia”. [1]
Por lo tanto, se debe de tener en cuenta, que en los inicios de la religión la sociedad no estaba dividida en clases. Entonces, sería correcto hablar de ¨raíces sociales¨ de la religión; estas raíces deben ser resultado de condiciones sociales. Y las condiciones sociales están estrechamente relacionadas con la ideología religiosa, ya que cuando ellas se modifican, la sociedad también transforma su ideología religiosa. Así, con el devenir de los años y el desarrollo insostenible de la sociedad, también se fue transformando la conciencia religiosa, lo cual trae aparejado una transformación del hombre, de su forma de pensar, de su percepción del mundo; este mismo hombre que integra el conjunto dialéctico que es la comunidad, cambia percibe la naturaleza de otra forma, la utiliza para su beneficio; surgiendo un conjunto de ideas que devienen en ideología religiosa y así el surgimiento de un conjunto de creencias.
El continente africano es muy rico en diversidad de etnias, contribuyendo esto a que en el se hablen distintos dialectos, existan numerosos grupos religiosos, formas de cultivo, etc. Como consecuencia de la trata esclavista prolongada por varios siglos, durante la etapa colonial se introdujeron en Cuba diversas manifestaciones religiosas, de acuerdo con los diferentes pueblos que llegaron desde África con el trasiego de esclavos.
Todo esto produjo una gran mezcla, un ajiaco de culturas como dijera nuestro Fernando Ortiz. Estos pobladores africanos trajeron consigo sus religiones (un sistema mucho más complejo que el de los indios), costumbres y demás creencias, las cuales tuvieron que adaptarse al nuevo sistema para poder sobrevivir y en su lucha por la supervivencia se entremezclaron, aportando mucho al pensamiento religioso cubano.
De esta forma se introducen en Cuba un gran número de creencias religiosas las cuales se entremezclaron con el catolicismo traído por los españoles dando origen a un grupo de sistemas religiosos como, La Regla Osha o Santería, La Regla Conga o Palo Monte, La Regla Arará y La Secta secreta Abakuá.

Con respecto a la creencia en los espíritus se considera que es casi tan antigua como el hombre. Según los doctores Carlos Córdova y Oscar Barzaga (2000) en su libro “El espiritismo de cordón: un culto popular cubano” plantean que:
“La creencia en lo espíritus y en la inmortalidad del alma, (…) es de antiguo origen, sin embargo, el espiritismo moderno apareció a mediados del siglo XIX”. [2]
El espiritismo moderno apareció por primera vez en los Estados Unidos de América entre los años 1847 y 1848, se plantea que las iniciadoras fueron las hermanas Fox (Kate y Margaret), dos adolescentes que con ayuda de su padre y otros familiares plantearon que escuchaban ruidos y golpes en su casa, posteriormente crearon un sistema de toques que significaban si o no y de esta forma planteaban que se podían comunicar con los espíritus, entre otras cosas. Es en Estados Unidos donde aparece el fenómeno que llamaron (las mesas giratorias), el cual era provocado por los espíritus.
Luego el espiritismo pasa a Europa, aproximadamente en el año 1852 donde alcanzó un gran auge, fundamentalmente en Inglaterra (donde en 1872 apareció la revista espiritista "Ligth") y Francia, es aquí donde encuentra uno de sus mayores sistematizador, Allan Kardec; sobre este tema se dice en el libro ¨ El Espiritismo en Cuba ¨:
“(…) el Espiritismo tuvo su génesis en la época moderna y mantiene su vigencia en la contemporánea. Su base teórica surgió en una Francia caracterizada por una nueva fase del modo de producción capitalista, que condujo a transformaciones radicales y donde la clase obrera se convirtió en una activa y poderosa fuerza en su lucha contra la burguesía. Bajo estas condiciones surge la figura de León Hipólito Denizard Riváil (1804 - 1869), su sistematizador (…)” [3]
Según los estudios realizados, el espiritismo llegó a Cuba aproximadamente durante la guerra de los Diez Años, procedente de los EEUU y Europa, en particular de Francia; y posiblemente tuvo en la ciudad española de Barcelona uno de sus principales puntos de tránsito, además, es allí donde se realiza el primer congreso internacional de espiritistas en 1888 y en al cual se dieron sita tres cubanos.
La llegada del espiritismo a Cuba no está estrictamente determinada, algunos autores como Juan Luis Martín la sitúan en 1856. Las condiciones económicas, políticas y sociales existentes en nuestro país como colonia española, favorecieron el arraigo que rápidamente alcanzó el espiritismo.

El hecho de que no existiera un fuerte catolicismo , ni aún en los sectores más pudientes de la sociedad cubana de aquella época, contribuyó a que surgiesen tipos de creyentes que mezclaban el catolicismo con los cultos de origen africano, algo que también contribuyó a la formación de este tipo de espiritismo, o sea el espiritismo de caridad, fue el bajo nivel cultural de los habitantes de las zonas rurales, Además al no tener acceso a los médicos trataban de curar sus males mediante los poderes sobrenaturales, esto contribuyó a la formación de creencias como el espiritismo de caridad; por diversas formas se llegó al sincretismo.
Para realizar una caracterización del Espiritismo de Caridad se deben tener en cuenta algunos rasgos que son significativos en su estructura como fenómeno religioso. En primer lugar hay que destacar que no conforma un sistema religioso estructurado, ya que no está institucionalizado y sus practicantes no mantienen una relación directa entre sí, diferenciándose así del espiritismo de cordón, el cual sí está institucionalizado y sus practicantes mantiene una estrecha relación entre sí.
Para un mejor entendimiento del Espiritismo de Caridad como sudsistema religioso es importante señalar sus principales creencias, y cómo se realizan sus cultos y ceremonias.
Uno de los principales rituales que se practican en esta variante del espiritismo es, la impartición de la caridad, como el más importante, todos los espiritistas de caridad lo realizan.
Como se menciona anteriormente el principal ritual que realizan estos espiritistas es el acto ritual de impartición de la caridad, él es la suma de cualidades y virtudes que se manifiestan y concretan en la bondad y la benevolencia respecto al prójimo. La caridad juega un papel muy importante entre las creencias del espiritismo de caridad, sus raíces religioso-filosóficas provienen desde el pensamiento griego. La caridad denominada absoluta proviene de un ser supremo, Dios, que es el que proporcina el bien. La caridad es la vía que se sigue para lograr la salvación, es un don divino que surge de Dios, sin ella no hay nada. La caridad no solo se limita a la beneficencia sino que va más allá, practicarla es hacer presente la figura de Dios.
El acto ritual de la caridad se diferencia en su realización del espiritismo de cordón, en que en el cordón se necesita la presencia de varios médiums para laborar, además de tomarce de las manos y girar en sentido contrario a las manecillas del reloj, realizan una gran cantidad de cantos y plegarias en su mayoría tomadas del catolicismo. En el espiritismo de caridad se realiza de la siguiente forma: lo primero que hacen sus practicantes es implorar a su ser guía o protector para que se presenten y de sea forma ponerse en contacto con ellos, al manifestarse esos espíritus (generalmente son espíritus de familiares fallecidos) a través del médium se crea una relación en la que el espíritu, por medio del que está impartiendo la caridad plantea o manifiesta el problema o necesidad de la persona que ha solicitado este servicio. En estos casos el médium puede o no estar en trance. Fundamentalmente se utiliza el agua implorada aunque en algunos casos emplean las palntas aromáticas como la albahaca, abrecamino y rompesaragüey, las cuales son mojadas en agua implorada y pasadas por el cuerpo del implorante con el proposito de puruficar el cuerpo y refrescarlo, además utilizan el agua bendita como medicina para distintas enfermedades.
Luego que el espíritu se manifiesta y plantea la situación, el médium indica el remedio o la cura según el problema que presente esta persona. Esas indicaciones la trasmiten los espíritus, que según los practicantes de esta variente del espiritismo, tienen la capasidad de ver y sentir esos problemas; el acto de la caridad es eminentemente terapéutico-espíritual, dirigido fundamentalmente a la cura de enfermedades y al ascenso de las almas, por lo tanto su función fundamental es terapéutica. En caso que la enfermeadad requiera la asistencia de un médico, el médium le indica al implorante que asista al hospital, ellos dicen que cuando el problema es de médico tiene que atenderlo un doctor. En la mayoría de los casos las enfermedades son curadas cuando se expulsa al espíritu obsesor*. Este ritual se realiza en lo fundamental para brindar a las personas un beneficio, mediante el cual creen, con la ayuda de la fe, que sus enfermedades y problemas son resueltos. En esto consiste fundamentalmente el acto ritual de la caridad y en lo general esta es la función del espiritismo de caridad. En esta variante del espiritismo existe un predominio del sexo femenino ya que son las mujeres las más sufridas y generalmente estan más expuestas a la depresión emocional. Otras seremonias que realizan estos espiritistas son, el bautizo, la santiguación o despojo, el novenario, levantamientos y misas espirituales, entre otros.




* Marx, C y Engels, F. Sobre la religión. Buenos Aires, 1959.

[1] - A. D. Sujov: Las Raíces de la Religión, p. 17, 1976.
[2] - Carlos Córdova y Oscar Barzaga: El espiritismo de cordón: un culto popular cubano, p. 17.
[3] - Ileana Hadge, Minerva Rodríguez: El Espiritismo en Cuba, Editorial: Academia. 1997, p. 5.
* Espíritu desencarnado que molesta o importuna a una persona llegando a enfermarla.

1 comentario:

Ulysses dijo...

Interesante blog sobre el espiritismo en Holguín. Para más información sobre el espiritismo en Cuba en sus diversas variantes recomendamos el sitio de La Sociedad Espiritista Cubana:
http://www.sociedadespiritistacubana.com/